Los aditivos componen entre el 10%-30% de la composición de un lubricante. Son una combinación de distintos componentes químicos que se mezclan con el aceite de base, proporcionando diversas ventajas. En este artículo descubrirás cuatro de los beneficios más importantes de los aditivos.

Un lubricante consta de dos componentes principales: aceites de base y aditivos. Estos últimos son responsables del 10 al 30 % de la composición de un lubricante. Los aditivos son una combinación de varios componentes químicos que se mezclan con el aceite base para mejorar su estabilidad y añadirle características específicas a su rendimiento.

Los aditivos contienen diferentes elementos que intentan proteger al motor de la fricción, inestabilidad en la viscosidad y el desgaste. En este sentido, los aditivos permitirán prolongar la vida útil del lubricante y como resultado, la del motor.

Echemos un vistazo a los cuatro beneficios más importantes de los aditivos:

Reducir la fricción

Algunos aditivos contienen modificadores para reducir la fricción entre las piezas del motor tanto como sea posible. Esto no solo evita que el motor sufra daños, sino que también aumenta el ahorro de combustible.

Estabilizar la viscosidad

La elección de los aceites de base determina el grosor o la viscosidad del aceite. Pero esta viscosidad depende mucho de la temperatura. Se pueden añadir modificadores de la viscosidad en los aditivos para evitar que el aceite sea demasiado fino a altas temperaturas o demasiado grueso a bajas temperaturas.

Evitar el desgaste del motor

Algunos aditivos contienen elementos para evitar el desgaste provocado por la oxidación en el interior del motor. Estos aditivos contienen antioxidantes que protegen el aceite de base contra la oxidación, junto con desactivadores de metales que crean una película antioxidante sobre las superficies metálicas.

Limpiar el motor

Hay diferentes tipos de aditivos que garantizan que el motor permanezca limpio y que el filtro no se atasque con los depósitos presentes en el aceite. Los aditivos detergentes neutralizan los ácidos y los aditivos dispersantes disuelven las impurezas y limpian el motor. También hay aditivos anti espuma que evitan que se formen burbujas de aire, que pueden provocar corrosión y pérdidas de lubricación.

Está claro que los aditivos aportan muchas ventajas adicionales a un lubricante. Para responder a la constante evolución tecnológica en el diseño de los motores, prácticamente cada lubricante tiene su propio paquete específico de aditivos, a medida de cada aplicación específica.

Usa nuestra herramienta de recomendación de productos para descubrir qué lubricante es el que mejor se adapta a tu vehículo.

En resumen:

    Los aditivos son componentes químicos que se mezclan con el aceite de base para mejorar su estabilidad y proporcionarle propiedades específicas adicionales.
    Extienden la vida del lubricante, y como resultado, la del motor.
    Además, reducen la fricción, estabilizan la viscosidad, protegen al motor del desgaste y limpian el motor.