Aprender a conducir un vehículo es algo emocionante, y mas aún, cuando se trata de un auto cero kilómetros. La ansiedad que se siente antes de su entrega, es una sensación indescriptible y cuando el momento llega, todo es maravilloso.

Es muy usual que el primer vehículo sea de caja mecánica o transmisión manual, el costo de este tipo de automóviles, es menor comparado a uno de caja automática. Sentir el control del accionamiento de las diferentes velocidades en una caja mecánica, es uno de los placeres que ofrece este tipo de transmisión.

Como conductores, no es suficiente conocer como ponemos en movimiento el auto, sino que, debemos conocer los sistemas más importantes que intervienen en la operación del mismo, iniciando con el motor, que es el gran generador de esa energía que llega a las ruedas, para permitir el desplazamiento. Sin embargo, existe un sistema bastante sensible a la conducción y más aún, cuando no se tiene mucha experiencia en este campo, ese sistema es el conjunto de embrague.

El sistema de embrague es uno de los principales mecanismos que tiene un vehículo con transmisión manual, el cual se encuentra entre el motor y caja de velocidades, tiene una gran responsabilidad dentro del flujo de potencia que inicia en el motor y termina en las ruedas de tracción.

Los elementos que hacen parte del sistema de embrague (dependiendo de la configuración del fabricante) son: el volante, disco, embrague o plato de presión, ruliman o un actuador hidráulico. Otras partes que componen el sistema del accionamiento son: una horquilla, un cable de acero o guaya, la bomba auxiliar, la bomba principal y el pedal de embrague. Dentro de las grandes funciones que tiene el sistema de embrague tenemos:

Transmitir el 100% del torque producido por el motor a la caja de velocidades.

Reducir las vibraciones que genera el motor para que la caja de cambios opere con suavidad.

Ser un sistema fusible en caso de un daño, para así evitar que el motor y la caja (sistemas de gran costo), tengan afectación.

Permitir un arranque suave y bajo en vibraciones.

Desconectar el motor de la caja de velocidades para cambiar de marcha con facilidad.

Como se evidencia, el sistema de embrague, tiene una gran responsabilidad y participación dentro de la cadena de potencia para mover el automóvil, por lo tanto, para aquellos conductores que están iniciando su experiencia en el mundo de la conducción, estos 5 consejos son de gran importancia para cuidar la vida útil del sistema de embrague:

Siempre arranca en primera marcha, cuando el vehículo se ha detenido por algún motivo, arrancar con una marcha diferente como 2da o 3ra, causará un mayor desgaste al sistema de embrague, especialmente al disco de embrague.

Arranca suavemente, sobre-revolucionar el vehículo en el momento del arranque solo permite ganar unos cuantos segundos, pero el daño que causas al disco de embrague es alto, esta acción, dada de manera repetitiva, podría a llegar a quemar la pasta o forro de fricción del disco de embrague.

No excedas la capacidad de carga del vehículo, es común pensar que el carro puede con todo, pero un peso excesivo provoca grandes esfuerzos para el sistema de embrague.

No descanse el pie sobre el pedal de embrague, durante la conducción es usual mantener el pie descansando sobre el pedal, pero el peso y presión que se puede generar, incluso de manera inconsciente, puede provocar un empuje y accionamiento del sistema, causando un desgaste prematuro.

Evita el exceso de patinamiento, existe una práctica común cuando se está iniciando la vida como conductor: se trata de accionar el pedal de embrague para arrancar en primera marcha. Liberar el pedal de embrague demasiado lento, por temor a tener un arranque muy rápido, puede causar un mayor patinamiento y desgaste del disco de embrague. Con el tiempo, la experiencia y la práctica ayudan a mejorar esta técnica.